back

Noticias

Excelente vendimia para Marques de Casa Concha

Un Cabernet Sauvignon que promete ser de gran nivel; un Chardonnay y Pinot Noir con exquisita intensidad; y un Malbec que augura una excelente calidad, hacen pensar en una temporada 2020-20201 memorable.

“La vendimia 2021 se caracterizó por ser muy auspiciosa. En términos de tipicidad, fue muy parecida a la del año 2018, que presentó gran balance y calidad, sobre todo en variedades como Cabernet Sauvignon, Chardonnay y Pinot Noir”, afirmó Marcelo Papa, director técnico de Concha y Toro, y enólogo jefe de Marques de Casa Concha, una de las marcas de vino más reconocidas y valoradas de Chile, con más de 40 años de trayectoria, y con una relevante presencia en el segmento súper premium.

Con respecto al clima, en general, el año 2020 presentó, en comparación a las últimas cuatro cosechas, una acumulación térmica menor, lo que repercutió de forma positiva en todos los vinos de alta gama.

“Para los vinos premium, donde uno trabaja en muy buenos sectores, con espalderas de rendimiento controlado, un año fresco, en general, es muy interesante y produce vinos de excelente calidad”, explicó Papa.

 

Chardonnay y Pinot Noir con buena acidez e intensidad

En el valle del Limarí, de donde provienen las variedades Chardonnay y Pinot Noir de Marques de Casa Concha, la temporada se presentó mucho más fresca, principalmente, por el fenómeno de La Niña.

En cuanto a la cosecha, esto produjo un retraso, entre 10 a 15 días con respecto al período anterior, lo que fue bastante positivo, pues esta demora en la maduración de la uva y una menor tasa de degradación de compuestos fenólicos (aromas, principalmente) contribuyeron a producir vinos muy frescos, con buena acidez e intensidad.

“Estamos cumpliendo las estimaciones de producción y la calidad de las uvas está de acuerdo con lo esperado: sanas y con madurez óptima, lo que debiera incidir en muy buenos vinos”, declaró Cristián Carrión, subgerente del valle del Limarí de Concha y Toro.

 

Etiqueta Negra y Cabernet Sauvignon con gran potencial

El Maipo presentó características muy similares a otros valles, debido a que fue un período muy fresco, con una acumulación térmica mucho menor a los anteriores, y en la época de pinta se presentaron intensas precipitaciones.

Sin embargo, la lluvia no tuvo un impacto sobre la calidad de las uvas, ya que, como precisó Francisco Juanicotena, jefe agrícola de la zona central de Concha y Toro, “principalmente se trabaja Cabernet Sauvignon, una cepa que enfrenta mejor las precipitaciones de pre cosecha”.

En Puente Alto, uno de los mejores terroirs del mundo para dar vida al Cabernet Sauvignon y de donde proviene esta variedad y Etiqueta Negra de Marques de Casa Concha, que el clima fuese más fresco incidió de forma positiva y permitió obtener una cosecha bien equilibrada, de mucha expresión y notas frutales. Esto permitirá la producción de vinos con gran estructura y un gran potencial de guarda.

 

Un Carmenere sobresaliente

Como un año bastante frío y con una acumulación térmica bastante baja fue calificada la temporada 2020-2021 del valle del Cachapoal. Esto hizo que la madurez de las vides fuera notoriamente más lenta y estuviera, al menos, dos semanas atrasada en relación con la temporada anterior.

Producto de las intensas lluvias ocurridas a finales de enero, se implementaron una serie de medidas y manejos para poder obtener una cosecha sana y sin mermas considerables. “Gracias a la gran labor y gestión técnica de nuestros equipos se logró sacar adelante esta tarea. Todo indica que tendremos una producción récord en el valle”, reveló Domingo Marchi, jefe agrícola de Concha y Toro del valle del Cachapoal.

En cuanto a la calidad de las uvas, el jefe agrícola estimó que esta temporada será extraordinaria, sobre todo para los Carmenere, debido a que “están evolucionando lentamente y va a coincidir la maduración de los taninos con los brix ideales”.

 

Malbec y Merlot de excelente calidad

La vendimia en el Maule, de donde provienen las variedades Malbec y Merlot, comenzó a principios de marzo y se prolongó hasta el 25 de abril. Luego de las precipitaciones de enero y febrero el clima se mantuvo estable, es decir, los días estuvieron con temperaturas máximas moderadas y las noches frías, lo que ayudó a la gran expresión frutal y obtener taninos muy suaves y elegantes.

“Ha sido una gran vendimia, con vinos de buen color, jugosos y de mucha fruta fresca”, puntualizó el enólogo Héctor Urzúa.

Por su parte, Rodrigo Acevedo, jefe agrícola del valle del Maule, agregó que gracias al trabajo y preocupación de los equipos de administración de los fundos se manejó de forma exitosa la lluvia en enero, y se conservó la sanidad y aptitudes de los viñedos.

Por eso, Acevedo evaluó de forma positiva esta temporada, ya que “los volúmenes de cosecha estarán superior a los esperado, lo que será muy bueno, sobre todo porque nuestras uvas son de excelente calidad, superiores a temporadas anteriores. Ha sido una vendimia muy buena para el Maule”.